ORGANIZACIÓN DE LA ACTIVIDAD PREVENTIVA        

Según el artículo 29 de la Ley 31/95 de Prevención de Riesgos Laborales corresponde a cada trabajador la obligación de velar, según sus posibilidades y mediante el cumplimiento de las medidas de prevención que en cada caso sean adoptadas, por su propia seguridad y salud en el trabajo y por la de aquellas otras personas a las que pueda afectar su actividad profesional, a causa de sus actos y omisiones en el trabajo, de conformidad con su formación y las instrucciones del empresario.

Los trabajadores deberán, en particular:

  • -  Cooperar con el empresario para garantizar unas condiciones de trabajo seguras.

  • -  Cumplir con las órdenes e instrucciones relativas a la prevención y protección de riesgos.

  • -  Informar de inmediato sobre las situaciones que, a su juicio, entrañen riesgos para la seguridad y salud de los
  •    trabajadores.

  • -  Utilizar correctamente las herramientas y medios con los que desarrollen su actividad, los medios y equipos de -
  •    protección personal, así como los dispositivos de seguridad existentes o que se instalen, relacionados con su actividad
  •    o en los lugares de trabajo en los que desarrolle la misma.

  • -  Comunicar al empresario las situaciones de salud incompatibles con su trabajo.


El incumplimiento por parte de los trabajadores de estas obligaciones en materia de seguridad y salud en el trabajo, se considerará como incumplimiento laboral, regulado en el artículo 58.1 del Estatuto de los Trabajadores.